bclose

Microsoft Windows 10

La nueva Microsoft
Logotipo

Microsoft Windows 10

 

Llevo usando producto de Microsoft más tiempo ya, del que quiero calcular. Una empresa que empezó su vida adulta ofreciendo un procesador de textos brillante y una hoja de cálculo exepcional a kilómetros de la competencia y con una plataforma común para correrlos llamada Windows 3 (No me olvido del MSDOS, pero eso era otra historia).

SI algo caracterizaba a Microsoft, era su habilidad para escuchar a sus clientes y darles lo que querían. Técnicamente, sus productos eran más bien mediocres, pero lo compensaban con una fabulosa habilidad para escuchar a los clientes, ver lo mejor que había en el mercado y copiarlo mejorándolo.

No comparto la aversión actual hacia el copiar algo en lugar de inventar tu propio camino. Como si por ser nuevo fuera ya bueno. Siempre me ha parecido una posición estúpida.

Si algo es bueno hay que copiarlo y si podemos, mejorarlo, pero hasta la fecha nadie ha inventado nada mejor para rodar desde la rueda,  y probablemente cualquier imbécil que lo intente tendrá problemas para llegar a fin de mes.

Y algo de eso creo que le ha pasado a Microsoft en los últimos años. Forzado por la necesidad de generar nuevas versiones de los mismos productos para sacarnos la pasta, cuando no había necesidad ni falta, dejo de escuchar a sus clientes y empezó a escuchar a sus ingenieros internos y listos oficiales.

No sé si conocéis ese dicho de que hay varias maneras de arruinarse y la más tonta es a base de ingenieros.

Tras muchos años sacando versiones de Windows y Office que no aportaban nada y que lo único que hacían era cambiar de sitios las cosas y ofrecernos supuestas ventajas más que dudosas y varias que no funcionaban en absoluto (Léase Windows vista) decidieron dar el salto al vacío: Windows 8.

Microsoft ganaba ya tanto dinero, que decidió escuchar la opinión de unos anormales, con sueldos excesivos y que fumaban cosas con tropiezos sospechosos.

Metro interface

Es un tema claro, le dijeron, vamos a inventar el futuro. Esos de ahí fuera no tienen ni idea de lo que les conviene y nosotros vamos a enseñárselo.

Cambiaremos radicalmente la forma en cómo trabajan, se acabó el botón de inicio y el escritorio. Además nos olvidaremos de todo lo que han hecho y desarrollado con Windows en los últimos 25 años. Tenemos un nuevo modelo de programas con cuadraditos de colores (repugnantes, por cierto) y les vamos a obligar a que pasen por el aro, que para eso somos Microsoft.

Antes lo importante era la presentación, el Aero y eso, ahora nos olvidamos el asunto. Después el futuro eran los Widgets, A tomar por saco los WIdgets. Si íbamos a ser la presentación más elegante y de diseño, ahora todo son colores planos y hasta chillones. Hay que diferenciarse y volver a lo simple decían.

Resultado: Un desastre de producto, llamado Windows 8 y un fracaso comercial espectacular, con millones de usuarios cabreados con Microsoft y Windows.  La competencia, Apple y Google todavía están carcajeándose.

Además Windows 8, no fue un caso aislado en la casa. Llegaron tarde a los teléfonos móviles inteligentes, después de marear la perdiz 10 años (Nada menos) con unos teléfonos basura con un engendro llamado Windows CE, que cualquiera que los haya probado, entenderá lo que digo.

Steve Jobs, todavía se ríe en su tumba, recordando cómo le quitó el caramelo de la boca a Microsoft con un producto, el Iphone, bien pensado y ejecutado y eso que el primer modelo era un asco, algo de lo que nade parece querer hablar.

Microsoft tuvo al final que comprar Nokia para tratar de avanzar con los móviles y actualmente tiene ya alrededor del 5% del mercado mundial y pocas posibilidades de mejorar mucho por el momento, ante una competencia bien establecida.

Tablet

Microsoft decidió devolverle la pelota a Apple sacando un producto para competir con el jugoso mercado de las tabletas. Se van a enterar. Produjeron un engendro llamado Surface que era casi compatible con Windows, bueno con el nuevo que llamaron Windows RT, para el que no había aplicaciones y lo sacaron a la venta más cara que el de Apple que para eso somos Microsoft.

Resultado: Como medio millón de unidades sin vender en los almacenes y tuvieron re reprogramar el Firmware para incluir una especie de Office para convencer a la gente de que picara, pero al final tampoco tuvo mucho éxito, claro. El personal huele las estafas y esta era una claramente.

Lejos de desanimarse, sacaron el Surface 2, otro producto a medio diseñar con el que tampoco consiguió meter la cuchara en el mercado de las tabletas, porque había subido cantidad las prestaciones y el precio, para ver si las empresas picaban… y mira que tampoco.

La experiencia de uso estaba a kilómetros de una buena Ipad o tableta Android de gama alta, y con un problema de escasez de aplicaciones por un lado y de incompatibilidades por otro.

Así que ahora tenemos el Surface 3, un producto más maduro dicen, del que tampoco tenemos nada claro el asunto porque ahora sale el Windows 10, que va a unificar todas las plataformas. Lo que significa que muchas de estas Surface 3 quedaran obsoletas en cuanto esto pase, por mucho que prometan actualizaciones sin coste.

Como el talonario de Microsoft no tiene fondo, decidió competir con Google creando un buscador propio: Bing (Caray con el nombre), que no es que sea malo, al contrario, genera resultados bastante aceptables, pero que me pregunto cuántos lo usáis sin que se os cuele con algún programa de esos que al instalar nos cambia el buscador.

De nuevo, Windows 10 parece que olvida Bing, en su lugar tenemos Cortana. Un asistente personal con reconocimineto del lenguaje natural muy interesante y que tengo ganas de probar, pero que de momento es una incógnita.

En el caso de las consolas, decide que la plataforma Xbox 360, que lleva ya 8 años en el mercado, es hora de que pase a mejor vida y sacamos una nueva, la Xbox ONE, que será técnicamente muy superior y de paso nos la vuelve a cobrar, aunque al final la mejora de capacidad no es gran cosa.

consola

Además va a incorporar la tecnología Kinect, un cacharrito molón con muchas posibilidades, pero esto hay que pagarlo claro. Así que la Xbox ONE sale al mercado 100 euritos más cara que la competencia de Sony PS4.

Resultado: Ventas muy por debajo de lo previsto y a la de un año tiene que dar su brazo a torcer, eliminando la Kinect del pack para competir con la PS4 que ha vendido 4 millones de unidades más que XBOX ONE. Actualmente nadie sabe muy bien que va a ser de Kinect.

Resumiendo, en los últimos años Microsoft ha dado un paso para adelante y otro atrás dando la peor sensación que una empresa tecnológica puede dar: que no sabe a dónde va, pero que tiene mucha pasta para gastar en lo que haga falta.

Se le ha visto perdido y noqueado, con una estrategia errática y dando bandazos mientras intentaba colarse en unos mercados nuevos sin tener nada que aportar, y mientras la competencia brillaba en estrategia, productos y servicios.

Tras la era Ballmer, el nuevo CEO de Microsoft parece haber tomado las riendas y haber conseguido en un tiempo record reorientar el rumbo de la compañía.

Oímos ahora las noticias de las virtudes del nuevo Windows 10, que de ser ciertas, están orientadas en la buena dirección, aunque aún es pronto para saberlo, por que lo que sí hacen muy, pero que muy bien, es pagar periodistas para tener buenas reseñas.

Proponen algo que cualquiera con un mínimo sentido común les hubiera recomendado. Mantener el sistema de Windows que tan buenos resultados les dio en el pasado y mezclarlo con el nuevo sistema de un modo no traumático, sin putear a sus usuarios fieles.

Se acabó lo de un sistema Windows para teléfonos otro RT para tabletas de medio pelo y otro para las caras y otro para los PCs, Parece que van a unificar para que solo haya un Windows y un modo de programar. (Y esto incluye a la Xbox ONE, lo que abre unas posibilidades de lo más interesantes). Ya era hora.

Han necesitado un millar de ingenieros imbéciles y gastar varios miles de millones de dólares para saber algo que cualquiera de los que disfrutamos con estas cosas podíamos haberles dicho gratis. Bienvenido sea el cambio si es para bien.

Por primera vez en muchos años parece que Microsoft está yendo en la dirección adecuada para él y para nosotros, los sufridos paganos. Veremos si el tiempo confirma esta impresión y no vuelven a ganar los idiotas sobre pagados con ganas de reinventar la rueda.

 

Tamaño medio

 

PD: Hace muchos años que pienso, que el futuro de los displays son una gafas baratas de buena resolución,que nos sobreimpriman información digital en ellas.

Tras el fiasco de las Google Glass, Microsoft ha presentado por sorpresa un producto llamado Holo Lens, que de alcanzar las expectativas seria rompedor. Sobreimprimir gráficos textos y videos en 3D, sobre lo que vemos a través de las gafas, en tiempo real y con compresion del lenguaje natural. Un PC completo en la sgafas

Si consiguen resolver los problemas, puede ser el producto más interesante que hemos visto en muchos años. Será una prueba de fuego para ver si de verdad Microsoft ha entendido el mensaje

Aquí os pongo un video impresionante, que de momento es Ciencia Ficción, pero vale la pena ver

 

No Comments

Give a Reply

WordPress Anti-Spam by WP-SpamShield